Las 10 cosas que recomendamos hacer si tu hijo tiene más de 5 años y aún moja la cama.

1.- CONSULTAR AL PEDIATRA.

Si tu hijo ya ha cumplido 5 años y aún moja la cama, podemos decir que padece Enuresis. Si esto es así, lo primero que has de hacer es ponerte en manos de un profesional. Ellos analizarán el caso y os ayudarán a encontrar la mejor solución a este problema.

 

2.- EVITAR QUE SE SIENTA CULPABLE.

Aunque parezca mentira, la enuresis es muy frecuente en los niños. En una clase de 20 niños de unos 6 años de edad, casi seguro que 2 de ellos sufren escapes nocturnos. En un colegio de unos 1000 niños entre 5 y 15 años, podríamos hablar de unos 100 niños que tienen el mismo problema que tu hijo. Este razonamiento puede servir para que el niño no se sienta "diferente". Aunque esto solo no vale, y tendríamos que comenzar por el paso 1: Acudir a un profesional de la salud.

 

3.- VIGILAR QUE HAGA PIS ANTES DE IRSE A LA CAMA.

En muchos casos, los niños "remolonean" y no van a vaciar la vejiga antes de acostarse, yendo a la cama con la vejiga casi llena, y eso hará que no se resuelva su problema.

 

4.- AYUDARLE A RECUPERAR SU AUTOESTIMA.

Si los niños son pequeños, la autoestima no es un gran problema, pero en niños mas mayores, pueden aparecer situaciones de sufrimiento, estrés y pérdida de autoestima. Debemos evitar a toda costa burlarnos de ellos, respetando su situación y no comentando este tema con nuestras amistades. Al menos en su presencia. Seguro que no les contamos nuestros secretos a esas amistades. Hagamos lo mismo con los secretos de nuestros hijos.

 

5.- MOSTRARLE NUESTRA ALEGRÍA CON PEQUEÑOS AVANCES.

Si conseguimos pequeños éxitos, debemos favorecer el refuerzo positivo de estos avances, para que les animen y contribuyan a que se involucre más en su tratamiento.

 

6.- USO DEL CALENDARIO DE CONTROL MICCIONAL.

Mediante dibujos, pegatinas, etc. el niño irá anotando sus progresos cada mañana al levantarse. De esta forma podrá ver el avance de su tratamiento, a la vez que cuando visitemos al médico, este podrá saber con certeza la evolución del mismo, y tomar las mejores decisiones en todo momento.

 

7.- ANIMARLE CON PEQUEÑOS ÉXITOS.

Aunque se suele decir que hay que pedirle que cambie las sábanas mojadas, siempre lo tendrá como un pequeño "castigo". La ayuda en las labores de la casa ha de ser vista como una actividad normal, se haga pis o no.

8.- NO LEVANTARLE A ORINAR POR LA NOCHE COMO HÁBITO.

Levantar a un niño a altas horas de la madrugada no garantiza que el pueda llegar a controlar la enuresis antes. Simplemente podrá molestar mas a la familia y al niño. Otra cosa es que cuando los padres se levanten, comprueben si las sábanas están mojadas, para que no pase la noche húmedo y pueda tener mas riesgo de resfriarse.

 

9.- CONSEGUIR QUE SE IMPLIQUE CON SU TRATAMIENTO.

Es muy importante que el niño esté implicado en el tratamiento consensuado con el médico, pues si no es así, difícilmente cualquier tratamiento será eficaz. Es importante que el niño se anime a continuar con el tratamiento. los resultados no vendrán rápidamente. A veces se suele consultar cuando está próxima una excursión, y no hay remedios milagrosos que en pocos días puedan acabar con la enuresis del niño.

 

10.- ACUDIR AL PEDIATRA.

No, no es un error. Este aspecto es tan importante que lo ponemos 2 veces en este post. Para vencer la enuresis la ayuda de un médico es imprescindible. Juntos (Padres, Médico y el niño) podrán vencer su problema.